Podemos y la recomposición del régimen del 78

Análisis de Santiago Alba Rico, Carlos Fernández Liria y Javier Mestre sobre el pre-borrador de documento político de Podemos
En Rebelión, 21-07-2014

Es difícil negar ya la perspicacia de Podemos a la hora de analizar los marcos políticos existentes y de intervenir en una relación de fuerzas que se había aceptado -a derecha e izquierda- como inmodificable en su conjunto. El resultado de las elecciones europeas y, sobre todo, la cerrada campaña desatada contra la nueva fuerza política dan buena medida de hasta qué punto Podemos ha movilizado al electorado y ha asustado a los defensores del régimen del 78. El erizamiento casi felino de ciertos medios, los ataques e insultos de políticos y periodistas orgánicos de la derecha y la tentativa abyecta de desacreditar a Pablo Iglesias a cualquier precio no se corresponden con la pequeñísima representación institucional de Podemos en el Parlamento europeo ni, desde luego, con su musculatura organizativa. Podemos es tratado ya como una alternativa de poder incluso antes de tener una sede y una estructura de gestión y, si eso debe reconfortarnos a los que hemos apoyado desde el principio la iniciativa (y que, antes de esta epidemia de entusiasmo, nos habíamos resignado a movernos en los márgenes, con nuestros principios y nuestras nostalgias), debe también mantenernos despiertos y en estado de alerta. Invirtiendo el famoso adagio del poeta Hölderlin, cuando crecen los “medios de salvación” crecen paralelamente las amenazas. Sería de una gran ingenuidad pensar que, puesto que se nos trata ya como una “alternativa de gobierno”, somos ya una alternativa de gobierno. Es más bien al contrario: se nos trata como una alternativa de gobierno para impedir que lleguemos a gobernar.

En este contexto -de respuestas emulativas o criminalizadoras al crecimiento de Podemos– se ha hecho público el así llamado borrador de ponencia politica del proyecto: “La crisis del régimen del 78, Podemos y la posibilidad del cambio político en España”. Aunque es un texto difícil y a menudo correoso, del que se podría hacer quizás una versión realmente “plebeya” -como plebeya es la fuerza de Podemos– para su discusión en los Círculos, no puede negarse ni la finura del análisis ni la perspicacia estratégica. Si la campaña realizada demuestra la calidad del saber concentrado en la propuesta, a cuya invertebrada estructura no dejan de afluir las competencias individuales más ricas y dispares, este texto revela la formidable preparación intelectual depositada en el proyecto. No creemos, en realidad, que haya ninguna fuerza mejor preparada para gobernar que Podemos, a lo que se une una disposición desinteresada -antes hubiéramos dicho “militante”- que cristaliza en una miríada de contribuciones técnicas individuales sobre el terreno sin las cuales no se habría llegado hasta aquí ni, desde luego, podría aspirarse a ir más lejos. A esta combinación de preparación intelectual sin precedentes y disposición militante en ámbitos técnicos y -por así decir- “profesionales” sólo le falta (¡sólo!) una organización estable y sensata (es decir articulada y democrática) para ser irresistible. Ese es el desafío de la Asamblea convocada para el próximo otoño.

En este sentido, lo más interesante del documento citado de Podemos es la vertiente -digamos- apremiante y hasta alarmista. El texto puede dividirse en tres partes. La primera se ocupa de la descomposición del régimen del 78 en sus dos frentes, el político y el económico, y de la objetiva imposibilidad de una transformación del sistema “desde fuera”, por la vía -digamos- “revolucionaria”; la segunda se centra en las estrategias de recomposición de ese régimen que la irrupción de Podemos ha acelerado y moldeado. Lo que el documento sostiene de manera inobjetable es que en la intersección de la crisis de régimen, uno de cuyos síntomas es precisamente Podemos, y de las respuestas que el propio régimen elabora para salir de ella, que Podemos ha intensificado y alterado, surge una posibilidad transformadora con la que hasta hace pocos meses no podíamos soñar -o con la que sólo podiamos soñar. Esta es la tercera parte del documento, la que recuerda acertadamente que “el momento es ahora” obligando a asumir, como un dato interno a las relaciones de fuerza y a las esperanzas de cambio, la “urgencia” de la intervención.

Ahora o nunca, viene a decirnos el documento. Si perdemos esta oportunidad de desplazar el sentido común hacia la izquierda (incluso si no la nombramos así) no habrá otra parecida en décadas y además -hay que añadir- nuestra ausencia no será sencillamente un vacío: será colmada desde la derecha y, peor aún, desde la extrema derecha. Es esta “oportunidad” la que ha señalado y activado Podemos y, a nuestro juicio, Podemos es sólo ese precipitado químico capaz de desencadenar nuevas reacciones en cadena. Sabemos que hay otras fuerzas con programas parecidos y, en otros partidos, incluso en partidos del régimen, miles y miles de votantes y militantes dispersos que perciben y buscan exactamente lo mismo. La ventaja de Podemos para catalizar esos formidables impulsos dispersos es objetiva y, si se quiere, impersonal: procede justamente de su carencia de genealogía y de identidad -carencia ligada por eso mismo a una serie de principios y de prácticas no contaminadas por el régimen y que comparecen como “nuevas” en un sentido exactamente inverso al mercantil o electoralista. No se trata de defender Podemos (como se defiende el PSOE o el Real Madrid) sino de defender la “oportunidad impersonal” que encarna junto a otras iniciativas; y es a esa oportunidad a la que en estos momentos deberíamos sacrificar genealogías e identidades que -al menos para los firmantes de este artículo- son no sólo respetables sino muy “verdaderas”, pero que pueden convertirse en un obstáculo a efectos de actualización histórica y política de la “verdad” que contienen.

La “urgencia” -diagnostica bien el documento- tiene que ver con esas estrategias de recomposición del régimen que Podemos ha acelerado y que podrían llevar a un relegitimación de los marcos políticos vigentes. Por eso esta “urgencia” es, al mismo tiempo, inseparable de la conciencia de dos peligros que podrían echar por tierra la oportunidad sin precedentes en cuyo umbral nos encontramos. Es “urgente” intervenir porque la “ventana de oportunidad” puede cerrarse a poco que mejore -incluso ilusoriamente- la situación económica y los partidos del régimen consigan lavar su cara; y a poco también que triunfe la doble estrategia del régimen orientada simultáneamente a criminalizar Podemos como una fuerza de extrema-izquierda (lo viejo de la izquierda) y a integrarla como una fuerza más en el régimen (lo viejo del sistema).

Es “urgente” vencer, pues, para evitar este doble peligro; pero la urgencia de ganar -la condición misma de la victoria – es indisociable también de la necesidad de sortear estas dos amenazas . Si queremos transformar España tenemos que transformarla ya, pues el tiempo opera siempre a favor de las fuerzas conservadoras, mejor situadas para neutralizar o corromper las fuerzas de cambio. Pero si queremos transformar España ya, la constelación Podemos debe mantener a toda costa esa “novedad impersonal” arriba mencionada: ni puede reproducir los viejos discursos y tics de la izquierda ni sucumbir a las corrupciones organizativas de la derecha. Es urgente organizarse para vencer; es urgente organizarse bien. Es muy difícil organizarse bien -en general- y es aún más difícil organizarse bien con tanta urgencia. Por eso -evocando una feliz frase de nuestro amigo Jonatham F. Moriche- va a hacer falta una rara combinación de “cálculos, principios, propuestas y afectos” para estar a la altura de esta oportunidad histórica. Del régimen debemos esperar lo peor y cumple prepararse ya para la confrontación; pero por primera vez en décadas ningún fatalismo debe presidir nuestros actos, pues por primera vez en décadas una buena parte de nuestro destino político está en nuestras manos. Depende de las decisiones que tomemos. Podemos ha demostrado ya que la intevención es posible, que nuestros aciertos generan efectos. Podemos, en realidad, es sólo el nombre de esa posibilidad y de esa oportunidad. El nombre de un milagro que, como todos los milagros, no se repetirá y que, por eso mismo, hay que convertir en rutina de gobierno. No desperdiciemos la ocasión. En lo que depende de nosotros -cálculos, principios, propuestas, afectos- no hagamos la menor concesión, no demos la menor seña de debilidad al régimen que quiere aniquilarnos; ni desilusionemos -cálculos, principios, propuestas, afectos- a toda esa gente que ha dejado de creer en los políticos porque, gracias a Podemos , empieza a creer, o vuelve a creer, en la política.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=187511

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en PODEMOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s