La “irrupción” de Podemos cumple sus primeros cuarenta días

Por Juan Tortosa, en Las carga el diablo, 4-julio-14

¡La que se ha montado tan solo en 40 días! Desde el 25M esto es un no parar, la verdad. Pero no sé yo si quienes se dedican a demonizar a Podemos, formación depositaria de 1.245.948 de los votos que aquel día metimos en las urnas, han entendido el mensaje. No sé yo si tanto desaforado como anda por ahí “ladrando su rencor por las esquinas”acaba de asumir que muchas de esas papeletas fueron un rotundo puñetazo en la mesa, un grito de indignación, una apuesta por la esperanza, una manera de visualizar lo muy “harta ya de estar harta” que buena parte de la ciudadanía está desde hace demasiado tiempo.

Aún así, enredados en su propia madeja, los políticos de siempre continúan haciendo lo mismo de siempre: entre ellos, para ellos, sobre ellos y hasta contra ellos. Dimisiones, abdicaciones, frases lapidarias, alguna medida tan urgente como sospechosa, luchas de poder, primarias, congresos, ataques furibundos a la formación recién llegada… Les he escuchado, a los políticos de siempre, hablar de casi todo en estos frenéticos 40 días… sin que en ningún momento haya aparecido entre sus prioridades la razón básica de su existencia, que es ocuparse de los problemas de los ciudadanos.

Quizás ocurre eso porque igual es cierto que el miedo está cambiando de bando y la preocupación por salvar sus propios culos ocupa todas las horas disponibles de los poderosos y de los desconcertados zalameros que les rodean. Con tanta faena no les va a quedar tiempo, en los próximos meses, ni para continuar siendo corruptos. Hasta ahora tenían el poder y con él la sensación de impunidad, de barra libre para los abusos; no parecían temer a las consecuencias. Todavía continúan teniendo el poder, pero ahora ya… parece que además tienen miedo. Desde el 25M les ha entrado un cierto canguelo, y si un poderoso siempre es peligroso aunque no le tema a nada, un poderoso acojonao… no te quiero decir ya.

Reconozco que cuando, en la campaña electoral, Podemos puso de moda el término “casta”, a mi me rechinaba esa apuesta y hasta me desagradaba en cierto modo. Admito ahora que han acertado y que hasta se han quedado cortos. No es que los de siempre estén reaccionando como una casta, no, es mucho más: están actuando como una verdadera mafia. Han decretado la caza, captura y eliminación sin contemplaciones de “el Coletas y su banda” con tan obscena determinación, que ya lo habrían conseguido si no fuera porque, desde el 25M, los cinco primeros de la lista son nada menos que parlamentarios europeos, señorías a quienes hasta el presidente de la Cámara llama “colegas” cuando se dirige a ellos en la sede de la institución, en Estrasburgo.

No deja de resultar paradójico que esa Europa, causante de tantos de nuestros males, sirva al menos para blindar a los eurodiputados de Podemos, depositarios de la voluntad de 1.245.948 ciudadanos españoles, de sucumbir al linchamiento orquestado por la casta mafiosa de nuestro país cuando han asumido que lo dePablo Iglesias y el proyecto que encabeza es algo mucho más potente de lo que nunca imaginaron.

Se habían estado cachondeando de las mareas, de las movilizaciones, habían ridiculizado hasta la saciedad a los perroflautas del 15M, vaticinándoles una y otra vez que no se comerían jamás un colín por mucho que gritaran; les instaban, tras mandar apalearlos en las manifestaciones, a presentarse a las elecciones retándolos así a descubrir cuántos apoyos tenían… Y ahora que constatan la dimensión del respaldo, deciden que los tienen que fumigar, sin contemplaciones, por lo civil o por lo militar.

Estupefactos, los miembros de la mafia, perdón, de la casta, se miran entre ellos lamentando no haber sido capaces de intuir lo que se estaba cociendo: “¡Mira cómo tiemblo!“, llegaron a decir en una tele que financia la católica iglesia, durante la campaña para las europeas, cuando algunos sondeos pronosticaban a Podemosque sacaría, a lo sumo, un diputado. “¡Qué miedo!”, repetían una y otra vez. Y se descojonaban. Desde hace 40 días ya no se cachondean. Ni los de las teles de la caverna, ni quienes les pagan, ni quienes les aplauden. Ahora se dedican mañana, tarde y noche a despellejarlos e intentar acabar con ellos cuanto antes.

¡Cuarenta días nada más han pasado, quién lo diría! No me quiero imaginar cómo estará el asunto cuando se cumplan las primeras cien fechas desde aquel domingo de mayo en que acudimos a votar para elegir a nuestros representantes en elParlamento Europeo. Veremos cosas, amigas y amigos. Muchas. Porque están verdaderamente acojonados. Y la mafia acojonada incrementa exponencialmente, como decíamos antes, su peligro potencial.

Saben ya que, o consiguen liquidar a Podemos, o la impagable propaganda gratuita que le están haciendo granjeará innumerables simpatías a su vituperada víctima, incluso entre quienes nunca en la vida se habrían llegado a plantear la posibilidad de votar a esta formación.

Ojalá te toque vivir tiempos interesantes“, decía aquella célebre maldición china. ¡Menudos primeros cuarenta días!

http://blogs.publico.es/juan-tortosa/2014/07/04/la-irrupcion-de-podemos-cumple-sus-primeros-40-dias/

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en PODEMOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s