sin título

Una mujer morena y de pies pequeños ayuda a cruzar la calle a un hombre ciego de aroma fresco. Pero antes le pregunta si es cierto que quiere atravesarla o si está allí esperando, simplemente. Es que no hay ninguna razón para que los ciegos –dice la mujer- tengan que estar cruzando la calle todo el tiempo.

Carlos Skliar

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en CUENTOS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a sin título

  1. Susana Carletti dijo:

    Tampoco hay razón para que le pregunte si quiere cruzar, salvo que le haya gustado el aroma del ciego, porque él tiene el derecho y la libertad de cruzar las veces que quiera, y más si es zapatista, y a los zapatistas nadie les impide caminar, aunque sean ciegos, porque ven con el corazón…

  2. Moisés v. Barrera treviño dijo:

    Tampoco hay razón, el pensar que los ciegos estén cruzando todo el tiempo, sobre todo si es Zapatista ellos acostumbrados a caminar en la oscuridad de la noche buscando la luz del nuevo amanecer nada para ellos todo para nosortros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s