*Culminando la creación

Había terminado la creación, y tras siete días intensos, descansó…

Eones después, pensó que le faltaba algo por hacer. Y decidió enviar a su mensajero, destino, en forma de dedo, a la era de las redes, a terminar el trabajo. Su trabajo parecía fácil: sólo tenía que pulsar un botón, el adecuado.

Destino, consciente de la importancia, no se conformó con pulsar una vez, sino que volvió a hacerlo otra, por si acaso, aunque al tiempo se decía: “si tiene que ser, será, la magia hará su trabajo”. Sabía que había cumplido correctamente el mandato.
Partió, tranquilo, dejando que las cosas siguieran su curso.

Arriba, el creador sonrió. Ahora sí había hecho bien su trabajo, y éste estaba terminado. Lo demás ya no era cosa suya…

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en CUENTOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s