Sospechas y certezas

Siempre sospechó que su padre, militar retirado, había sido un represor. Siempre sospechó de un dicho de su madre: “los ojos verdes los heredaste de tu bisabuelo paterno”. Hasta que alguien le dijo que su padre había integrado un grupo de tareas. No lo pudo creer. Entonces, decidió terminar con las sospechas y comenzar con las certezas. Exigió una prueba de ADN para cada uno de ellos. A regañadientes, insultándolo, su padre accedió. Expectante, se enteró de los resultados: 99’99% de coincidencias. Indignado, se enteró de que sus padres eran sus verdaderos padres.

(Rubén F. Cabrera)

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en CUENTOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s