Las visitas

Soy franca, hijo: te pido que no vuelvas. Me salía el corazón por la boca saber que llegabas a acompañarme, aunque fuera solo un segundo. Te veía y todo mi mundo se iluminaba. Podíamos pasar horas contándonos cosas bonitas. ¡Si sabré amarte, hijo! Pero hace un tiempo ya no pienso en tu venida, porque sé que es fugaz. Tus apariciones han perdido encanto, hijo, quiero que lo comprendas. La fuerza de mi deseo de verte vivo te hizo venir la primera vez. Y me diste la ilusión de sentirte. Pero ahora me resulta doloroso verte: saber que tu imagen solo es mi sueño de tenerte de nuevo. Sabes que no es posible. Yo lo sé. Moriste como los valientes, hijo, combatiendo al dictador. Ya puedes descansar en paz.

(Julio Suárez Anturi)

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en CUENTOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s