Testimonio de la memoria

“La historia no es útil en sí, es un simple instrumento para comprender nuestro presente y a veces, pero sólo a veces, para elaborar ideas para un imprevisible mañana. Y decimos para un imprevisible mañana porque el mañana no sólo no existe ni puede existir hasta que sea, sino que será obra exclusiva de aquello que hayamos fabricado, creado, esculpido, hoy, y precisamente con esos materiales que nos brinda la historia, el supuesto pasado que también es una simple construcción intelectual, elaborada a medias por gusto y por necesidad. Hay dos formas de entender nuestro pasado: la historia y la memoria. La historia se construye, la memoria se hereda. Ambas han de construirse con papeles, documentos, testimonios, relatos, pero hay una diferencia profunda: Los materiales con los que se construye la historia vienen dados, pero en esa baraja hay siempre demasiados comodines, mientras que la memoria añade un material, un cemento, que une las partes de que está compuesta, que está vivo y se transmite vivo de generación en generación: es una voz queda, muchas veces apagada, silente incluso, pero aún en ese tono oscuro, viva. Es una voz del pueblo, contada, recordada, hasta que un día llega quien la recoge y la publica, y ya es parte de la historia, tiene autor, tiene alguien concreto que da la cara por ella (…)”

El texto de arriba abre el “prólogo” de un libro magnífico y absolutamente recomendable que ha realizado Esther L. Barceló. Recoge, tras este prólogo magnífico (de Dolores Cabra), y la “introducción” de Esther, seis testimonios de memorias con nombre de mujer. Cuatro de ellas narran su protagonismo en la resistencia antifranquista, y las otras dos relatan cómo les fue transmitida una memoria que les había sido ocultada. Como me parece un libro absolutamente recomendable, os lo recomiendo vivamente. Y además, para que no os quejéis, os digo cómo os lo podéis descargar en pdf…, por ejemplo desde:

http://tercerainformacion.es/spip.php?article23538

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en MEMORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s